El bien supremo de un creyente cristiano es Dios y la meta suprema es la vida eterna.

En efecto, los que viven según la carne desean lo que es carnal; en cambio, los que viven según el espíritu, desean lo que es espiritual. Ahora bien, los deseos de la carne conducen a la muerte, pero los deseos del espíritu conducen a la vida y a la paz, porque los deseos de la carne se oponen a Dios, ya que no se someten a su Ley, ni pueden hacerlo. Romanos 8, 5-7.

Para comprender exactamente lo que deseo tratar en esta reflexión, voy a repasar el significado del adjetivo supremo. Supremo quiere decir: el máximo grado en una jerarquía de algo, o lo que está encima de todo. Por lo tanto, Dios como el bien supremo es la riqueza máxima, la cual está por encima de todas las demás. Lo mismo vale para la vida eterna.

Partiendo de esta aclaratoria, me voy a referir al orden previo que es necesario establecer, para poder evaluar los asuntos y cosas más valiosas o importantes, es decir, que consideremos algo superior o inferior, mejor o peor, mayor o menor, etc. En los aspectos más relevantes de la vida es necesario que tengamos bien claro ese orden de la superioridad de una cosa respecto de otra. Debido a que es sencillamente imposible poseer y hacer todo en la vida, tenemos que determinar nuestras propias prioridades o preferencias.
Como creyentes cristianos tambien debemos tener claro el orden de superioridad en el aspecto de nuestra naturaleza como seres humanos, puesto que estamos formados de un cuerpo de carne y un alma espiritual. En la Iglesia cristiana desde sus inicios, ese orden ha estado muy claro durante miles de años, pero desafortunadamente es un tema sobre el que se enseña y se habla muy poco.

San Pablo en su carta a los Romanos capítulos 7 y 8, le dedica varios versículos a la lucha interior entre su espíritu y su carne en el que describe lo siguiente: Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y después dice: !Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte?

Para San Agustín, uno de las grandes Padres de la iglesia cristiana, el alma es superior al cuerpo y está hecha para regirlo. El alma habita en nuestro cuerpo teniendo con él una relación acccidental, de modo que el ser humano es su alma pero no su cuerpo.

Agustín escribió también:
Dios es el supremo e infinito bien, sobre el cual no hay otro: es el bien inmutable y, por tanto, esencialmente eterno e inmortal.
Sólo Dios es mejor que el alma, y por esto sólo Él debe ser adorado, quien es su único autor.

Los cristianos sabemos que Dios en la Creación, tomó un poco de tierra para formar el cuerpo humano de carne y huesos, después le insufló el espíritu o alma a su imagen y semejanza, y le dió la vida. En consecuencia, somos los humanos un ser compuesto de un cuerpo y un espíritu de naturalezas diferentes: una material y una espiritual. Y son tan diferentes esas dos dimensiones, que el cuerpo es mortal y visible, y el alma es inmortal e invisible.
Por mi parte, estoy de acuerdo totalmente con San Agustín en darle la prioridad a mi alma inmortal por ser superior al cuerpo, e igualmente considero a Dios como mi suprema riqueza. Desde que establecí ese orden en mi propia vida hace unos pocos años, identifico mi existencia más con mi alma inmortal que con mi cuerpo mortal. He aprendido a reconocer y aceptar que mi alma soy yo, y por lo tanto le doy más importancia que a mi cuerpo.

Estoy muy feliz y muy agradecido a Dios, por haber obrado en mí ese cambio radical de perspectiva de la vida, el cual me ha permitido comprender mucho mejor la Palabra de Dios, y sobre todo poder fundamentar mi existencia en mi alma eterna y no más en mi cuerpo mortal, que era lo que yo hacía antes, cuando creía que mi cuerpo era lo único que yo soy como persona.
Otro beneficio maravilloso que he recibido desde que me identifico con mi alma, es que me he librado de ese terrible temor a la muerte del cuerpo, que tanto nos angustia.

¿Estás decepcionado de la vida y te sientes como un extraño en este mundo lleno de sufrimientos, falsedades e injusticias?

Así pues, siempre llenos de ánimo, sabiendo que, mientras habitamos en el cuerpo, vivimos lejos del Señor, pues caminamos por la fe y no por la visión. Estamos, pues, llenos de buen ánimo y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor. 2. Corintios 5, 6-8

No te preocupes, que eso mismo nos pasa a todos en algún momento de nuestra existencia, puesto que es una reacción natural y justificada de todo ser humano ante esta dura vida terrenal.
Absolutamente nadie que sea sincero consigo mismo y que haya nacido en este mundo, puede negar que la vida humana está colmada de adversidades, preocupaciones, penas, mentiras, cansancio, miseria, sufrimientos, conflictos, luchas, etc; y que además, se vive bajo la permanente inseguridad y el temor que causa esa horrible amenaza y plaga de los seres humanos, que es la muerte inevitable.
La realidad de la vida terrenal fue, es y seguirá siendo siempre dura, injusta e implacable.

Dios el Creador del Universo, en su inconmensurable sabiduría y soberanía sobre todas las criaturas, hizo el mundo así como es, por razones que aún desconocemos totalmente. Ese es el gran misterio de la vida.
Sin embargo, Dios por su eterno amor y su gran misericordia hacia la humanidad, nos ha creado en realidad para vivir DOS vidas: la primera vida corporal: dura, corta y temporal en este mundo cruel y finito; y la segunda vida espiritual: gozosa, abundante y eterna en el Reino de los Cielos. Esta ha sido la Buena Nueva y la grandiosa promesa que el Señor Jesucristo le trajo a todos los hombres y las mujeres hace ya más de 2000 años.

Después de la propagación en el mundo de las iglesias cristianas y de la promesa de una nueva vida después de la muerte, los nuevos creyentes cristianos demostraron claramente a los incrédulos, el enorme significado que esa promesa tenía para la vida antes de la muerte.

El resplandor de la promesa de vida eterna y de la resurreción de Jesús, hizo brillar la luz en el corazón del Apostol Pablo y lo llenó de esperanza en la otra vida con tal fuerza, que se dedicó como ningún otro apostol a predicar el Evangelio y a transmitir la Gloria de Dios a los gentiles. Por eso Pablo, apoyado en su fe y su esperanza en Jesús, afirma lo siguiente:
Porque sabemos que si esta tienda (el cuerpo), que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios; una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en los cielos. 2. Corintios 5, 1

Dios y su Reino en los Cielos son espirituales, y por esa razón solamente los podemos percibir por medio de la fe. Creer o no creer, de eso depende todo en la vida. Los seres humanos por poseer un espíritu o alma, somos los únicos seres vivos que podemos creer en Dios y establecer una relación directa y personal con Él.

Pablo, lo único que hizo de extraordinario, fue creer en Jesús como cree un niño pequeño en su madre, con toda su alma y con toda su mente, es decir, ciegamente.
La profunda fe generó inmediatemente en su corazón, el amor hacia Dios y la gran esperanza en la vida eterna, que hicieron de Pablo un hombre nuevo y un creyente cristiano exepcional y apasionado. El apostol al creer que Jesús le había perdonado sus graves pecados contra Dios, por haber sido perseguidor de cristianos, dejó de temer la muerte inevitable y el castigo eterno de su alma en el infierno, quedando así liberado de esas pesadas cadenas de angustia y remordimiento, las cuales lo agobiaron durante su vida como fariseo de la Ley judía, antes de su conversión al Cristianismo.

La fe en Dios y en la grandiosa Obra redentora de las almas y de perdón de los pecados hecha por Jesucristo en el Calvario, es la maravillosa fuente de la esperanza cristiana. Esa esperanza suprema es capaz de llenar nuestros corazones de tanto consuelo y alegría, que con regocijo y gusto olvidamos todas nuestras penas y dolores que hemos tenido que padecer en esta pobre vida terrenal, y nos llena también de buen ánimo y fuerzas para soportar y seguir adelante, hasta el momento en que Dios Padre nos llame a su Trono celestial.

La esperanza cristiana de vida eterna ha sido creída y esperada con fe y alegría por infinidad de cristianos desde hace más de 2000 años, tal como lo hizo San Pablo en su oportunidad y lo han hecho miles de millones de cristianos en todo el mundo hasta el día de hoy, a pesar de haber sufrido persecuciones, esclavitud, deportaciones, ejecuciones públicas y muerte en las hogueras de la Inquisición.

Desafortunadamente, los que no han querido creer el Evangelio de Jesús y no abrigan esa esperanza en su alma, son aquellas personas que tratan de disfrutar al máximo esta vida terrenal siguiendo el lema: comamos y bebamos que mañana moriremos. Esos son los individuos aferrados a este mundo material quienes viven fingiendo una vida pública feliz de diversiones y placeres, mientras en sus corazones padecen en silencio por el temor a la muerte, las preocupaciones, la impaciencia, las enfermedades, el cansancio y el descontento, padecimientos estos que les hace su vida interior aún más tormentosa, pesada y absurda.

Refiriéndose ese tipo de individuos, San pablo dijo lo siguiente:
Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres! 1. Corintios 15, 19

No esperemos justicia en este mundo injusto y arbitrario, confiemos en Dios justo y misericordioso.

« Los jueces de la tierra juzgan y condenan a los acusados, es decir, hombres pecadores juzgan y condenan a hombres pecadores.» San Agustín

En este mundo no puede haber justicia verdadera e imparcial, porque los seres humanos debido a nuestra misma naturaleza, poseemos demasiados defectos y siempre adquirimos vicios o hábitos de obrar mal en el transcurso de la vida.
San Agustín lo explica bien en su comentario sobre los jueces en el mundo, quienes siendo también hombres pecadores, juzgan y condenan a otros hombres igual de pecadores como éllos. El argumento de Agustín es claro y simple: Si los jueces no están libres de pecados, no son dignos tampoco de recibir la autoridad moral para juzgar a otros pecadores.
Existen además innumerables factores humanos, sociales y políticos, que combinados hacen realidad la mala aplicación de la justicia y la arbitrariedad de los jueces, que reinan en el mundo desde que existe la humanidad y de las que somos víctimas todos nosotros en esta vida terrenal.
¿Quién no ha sufrido una injusticia o arbitrariedad en carne propia por parte de alguna autoridad, o ha escuchado sobre: jueces corruptos, jueces racistas y discriminadores, jueces politizados, jueces sin escrúpulos, jueces misógenos, etc; es decir, todos jueces parciales y oportunistas?

Mientras vivamos en este mundo, tenemos necesariamente que acostumbrarnos a las injusticias y las arbitrariedades de los hombres, por lo tanto no debemos confiar en la justicia terrenal. Si la mayor injusticia y la más arbitraria jamás cometida en toda la historia, ha sido el juicio y la crucifixión de Jesucristo, siendo Hijo de Dios, justo y libre de pecado; ¿qué podemos esperar nosotros?

El escritor español Francisco de Quevedo (1580-1645) en un escrito que redactó sobre los argumentos de la inmortalidad del alma, se refirió de la siguiente manera a la imposibilidad de que los tribunales de este mundo puedan castigar o tener acceso alguno al espíritu humano:
« En el mundo no hay verdugos, ni tormentos para los pecados sino para los pecadores. Quién peca es la voluntad, y esta es potencia espiritual del alma: está fuera de la jurisdicción del cuchillo, de la soga y del fuego. Si no hay otra vida, alma inmortal y Dios, el pecado se queda sin pena y sin juez. Los tribunales de la tierra ajustician al homicida, al ladrón y al adúltero, para conseguir los efectos del escarmiento.»

Como creyentes cristianos confiemos plenamente en Dios y pongamos toda nuestra esperanza en la vida eterna prometida por nuestro Señor Jesucristo, de quienes sí podemos esperar Gracia, Justicia y Misericordia en el día del Juicio Final.

Recordemos las palabras de San Pablo: Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: « Mía es la venganza, yo pagaré » dice el Señor. Romanos 12, 19

Concluyo con un par de muy buenas frases sobre la injusticia:
« Si sufres injusticias consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas. » Pitágoras, filósofo y matemático griego.

“La justicia es un perro rabioso que sólo muerde a la gente de pocos recursos”
Álvaro Salóm Becerra, escritor colombiano.