Si sientes soledad porque crees que te han dejado de querer, recuerda que Dios y tu propia alma te aman con amor eterno.

Yahveh es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? Yahveh es la fortaleza de mi vida, ¿de quién tendré temor?
Si mi padre y mi madre me abandonan, Yahveh me acogerá.
Salmo 27, 1 y 10

Aún cuando no tengamos a alguien a nuestro lado y estemos sin compañía en un lugar solitario, NUNCA estamos solos, por la sencilla razón de que la conciencia, que es nuestra propia alma, la llevamos siempre adentro en nuestro interior.
Es por eso que insisto en repetir, que los humanos somos seres compuestos de cuerpo y alma, somos un sólo ser, pero consituido por una dimensión espiritual y una dimensión corporal.

San Pablo en algunas de sus cartas, ya explicaba la concepción antropológica cristiana, cuando hablaba del hombre interior (el alma) y del hombre exterior (el cuerpo):
« Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. »
Romanos 7, 22-23
« Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. » 2. Corintios 4, 16

Según Pablo, considerado como el apóstol de Jesucristo, que más se dedicó a interpretar y aclarar el significado de las Sagradas Escrituras a los nuevos creyentes cristianos, que todos los seres humanos poseemos un ser interior o alma, el cual por medio de la conciencia se comunica con nuestro hombre exterior o cuerpo, es decir, cuando escuchamos una voz dentro de nosotros, esa es la voz de nuestra conciencia, o bien cuando hablamos en secreto con nosotros mismos.
Saber esto es de suma importancia para comprendernos interiormente mejor y para comprender también, que nuestra conciencia es el santuario del alma humana donde el Espíritu de Dios se comunica y obra sobre nosotros, cuando rezamos fervorosamente, o bien cuando el Espíritu Santo derrama el amor, el consuelo y la paz interior sobre nosotros.

Comunicarse o hablar en secreto con nuestra conciencia es muy normal y necesario. La gran mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta de esa comunicación, por ser impercebtible.
El remordimiento de conciencia es el ejemplo más común del diálogo secreto entre nuestro hombre interior y el exterior, es decir, entre la conciencia y el cuerpo.
El remordimiento es el resultado de cometer una falta o pecado, a pesar de saber que era un acto incorrecto y que no se debía hacer. De allí la gran importancia que tiene para un creyente, procurar estar en paz consigo mismo y con Dios, para así poder evitar esa situación tan desagradable que es el remordimiento.

El amor a sí mismo es natural y necesario, puesto que nos hace capaces de amar a otros y de ser amados. El amor propio es el amor que el alma se tiene a sí misma. Amar es una facultad espiritual del alma humana, que crece y se va desarrollando en la medida en que amemos a Dios y al prójimo, así como a nosotros mismos.
Así como nos lo enseñó nuestro Señor Jesucristo.

Si aprendemos a establecer una relación personal y directa con Dios, expresándole una fe profunda, amor y humildad, para rogarle que sea luz, salvación y fortaleza para nuestras vidas, Él amorosamente también nos acogerá en su seno.

Hay mucha gente que miran a su alrededor buscando a alguien, y al no ver a nadie, se quedan en la compañía de la soledad, porque se han olvidado de su hombre interior, es decir, de su propia alma.
Mientras que los creyentes cristianos en esa situación, miramos hacia cielo y hacia nuestro interior, y nos dejamos acompañar de nuestra alma y de nuestro Dios.

Bendice, alma mía, al SEÑOR, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de amor y compasión; el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila. Salmo 103, 1-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *