«Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.» Juan 16, 33

Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14, 6

Dios y su Hijo Jesucristo son los creadores y autores de la verdad absoluta, por esa razón y con toda autoridad, Jesús puede también afirmar que Él es la verdad. En consecuencia, la Palabra de Dios es la pura verdad.
En este versículo que hace de título, Jesús le advierte a la humanidad que TODOS tendremos aflicción en este mundo terrenal, palabra que significa: sentir pesadumbre espiritual o sufrimiento físico.

Aunque a la gran mayoría de los seres humanos, no les agrade escuchar o leer esta importantísima advertencia del Señor Jesucristo, ese mensaje pleno de verdad y de sinceridad, nos ayudará muchísimo a aceptar con consuelo y resignación cualquier sufrimiento en el transcurso de nuestras vidas, por la sencilla razón de que todo ser humano, desde el mismo instante de su nacimiento en este mundo, tendrá inevitablemente que sufrir, porque la aflicción es un componente esencial de la vida terrenal.

Esa advertencia directa y franca nos la hace Jesús por puro amor, como todo lo que Él hizo por la humanidad. Así como lo hacen los padres por el bien de sus amados hijos durante la crianza y la adolescencia, con el fin de prepararlos para soportar y enfrentar la dura vida como adultos.  

Si el mismo Jesús siendo el Hijo de Dios, el único hombre Santo y libre de pecados que ha existido, tuvo que soportar y sufrir ese horroroso castigo físico y la humillación pública durante su camino hacia el Calvario en Jerusalen, para ser crucificado, que era el tipo de muerte más dolorosa en la época del imperio romano; ¿cómo podemos esperar nosotros como pecadores, vivir una vida sin sufrimientos, sin dolores, sin aflicciones, sin problemas, sin traiciones, sin humillaciones, etc.?

No les parece esa expectativa generalizada algo demasiado ingenuo, iluso y absurdo?
Piensen en las innumerables enfermedades, dolores, angustias, preocupaciones, accidentes, guerras, crímenes, engaños, traiciones, crueldades, muertes, problemas, conflictos, etc; que forman parte de la vida humana común y que no los podemos evitar.

Dios con su sabiduría y soberanía ha creado expresamente este mundo así como es, con un divino y sublime propósito, el cual nosotros los seres humanos no somos capaces de comprender. El mundo es como es, y no como debería ser.
En consecuencia, tenemos que aceptar este mundo cruel y nuestro destino con mucha fe y esperanza en Dios, porque esa es su voluntad.

Debo decir aquí, que la gran mayoría de los sacerdotes y pastores de las iglesias tradicionales, no han tenido el coraje y la franqueza de hacer sermones y predicaciones sobre esta relevante advertencia del Señor Jesucristo para los creyentes cristianos, por el temor injustificado de crear la percepción en las congregaciones de que el cristianismo es una religión, que favorece de manera indirecta el sufrimiento como medio para alcanzar la salvación. Es posible que dicho temor, esté basado en la muy equivocada creencia antigua de la iglesia católica, de que la autoflagelación o castigar el cuerpo como penitencia podía contribuir al perdón de los pecados y a la salvación, creencia ésta que es totalmente falsa. La aflicción a la que Jesús se refiere es ese sufrimiento INVOLUNTARIO, que nos afecta y que no podemos evitar.
Debido a ese temor, la aflicción y el sufrimiento humano se han convertido en temas tabú entre los predicadores, una actitud que considero es lamentable y contraproducente.

La Palabra de Dios debe ser predicada por amor y siempre mencionando la verdad que contiene, y no por temor, para tratar de complacer más los oídos de la congregación, que a Dios Padre.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.