Los sufrimientos por los que pasamos no significan que vivimos sin Dios, sino lo contrario, pues esas pruebas provienen de Dios.

Pero Él sabe el camino que tomo; cuando me haya probado, saldré como el oro.  Job 23, 10

Sin duda alguna, el origen del sufrimiento humano es el mayor misterio de la vida. Y también, el sufrimiento es una gran realidad natural que forma parte esencial de la vida de todos los seres humanos sin excepción.
Vivir es también sufrir!
Para los creyentes cristianos el sufrimiento inocente, es decir, el sufrimiento de los niños y el sufrimiento del adulto justo y obediente, causan aún más consternación e incomprensión en las personas afectadas.

¿Por qué la vida terrenal es así? Nosotros no lo sabemos, pero Dios Creador de todo el universo, sí lo sabe, y además, el sufrimiento debe tener en consecuencia un propósito divino.

El libro de Job del Antiguo Testamento presenta la vida de sufrimiento del personaje principal Job, quien era un creyente hebreo justo que vivió en la época de los Patriarcas del pueblo de Israel. Job considera su terrible sufrimiento como algo injusto e inmerecido, y sin embargo, lucha por encontrar a Dios que se le oculta y a quien Job le sigue creyendo bueno y justo.
La lección espiritual del libro: el creyente debe persistir en su fe en Dios, incluso cuando está sufriendo.

Durante su dura prueba Job y a pesar de sus aflicciones, hace esta afirmación: « cuando (Dios) me haya probado, saldré como el oro ». Eso significa que Job estaba convencido de que Dios estaba permitiendo esas pruebas, y que indirectamente provenían de Él.
Al final de su drama, Job por mantenerse firme en su fe, logró tener un encuentro o una visión espiritual con Dios y le fue devuelta la familia y los bienes que había perdido.

Al leer en el Nuevo Testamento sobre la vida del Señor Jesucristo, sus enseñanzas, su promesa de vida eterna, y en particular, sobre los sufrimientos y dolores que Jesús tuvo que soportar por nuestra salvación al ser crucificado en el Calvario, deberíamos los cristianos reconocer y aceptar con humilde paciencia y sumisión, que nuestro sufrimiento y el de nuestros seres queridos es la soberana voluntad de Dios, y que por lo tanto, tiene un propósito divino que nos convendrá algún día, aunque no lo podamos comprender ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *