Esta agobiante vida terrenal es el corto puente que tenemos que cruzar, para alcanzar la vida eterna.

Regocíjense en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocíjense!
Filipenses 4. 4

El Señor Jesucristo es la más poderosa razón y también la más efectiva fuente de regocijo del creyente cristiano, por ser el Hijo de Dios y por habernos abierto las puertas del Reino de los Cielos con su Obra Redentora en la Cruz.
Esa portentosa experiencia íntima de regocijo la vivió y la sintió San Pablo innumerables veces en carne propia, y precísamente por haber experimentado ese regocijo una y otra vez, es que Pablo exhorta y aconseja a la comunidad cristiana de la ciudad de Filipo a regocijarse siempre en el Señor.

Pablo predicó sobre el Evangelio y sobre Cristo Jesús, movido siempre por experiencia propia. Recordemos que Pablo, antes de su encuentro con Jesús resucitado en el camino a Damasco y su posterior conversión milagrosa, se llamaba Saulo y era un maestro judío del grupo de los Fariseos, quién persiguió a los primeros cristianos, años después de que Jesús fue crucificado.
Imagínense la radical transformación de su vida interior espiritual que experimentó Pablo, quién pasó de haber sido un enérgico perseguidor de cristianos a ser el gran predicador y defensor del Cristianismo. Ese cambio en Pablo lo realizó Jesús en ese encuentro personal que tuvieron. Allí Pablo nació de nuevo en el espíritu, es decir, tenía el mismo cuerpo y se veía como antes, pero después su conciencia y su manera de pensar fueron totalmente otras.

A partir del momento en que inicia Pablo su nueva tarea de predicar el Evangelio y de convertir a los pueblos paganos al cristianismo, su vida pública y su relación con las comunidades de judíos cambió para bastante peor, pues aquellos judíos fariseos que lo habían conocido, lo andaban buscando ahora para matarlo por traicionar a su raza y a la ley judía. En varias oportunidades intentaron asesinarlo pero él logró escapar, su vida estuvo en peligro siempre pues habían comunidades judías en todos los países de la región. Estuvo preso varias veces y hasta sobrevivió un naufragio en uno de sus viajes navegando en el mar Mediterráneo.

En todas las grandes penas, prisiones, dificultades, peligros de muerte, persecuciones, enemistades, aborrecimientos, etc, por las que San Pablo tuvo que pasar y sufrir hasta el momento de su muerte por decapitación en Roma, Pablo siempre se regocijó en el Señor Jesucristo, al traer a su mente el amor, la misericordia, el perdón y la salvación de su alma que el Señor Jesucristo le concedió de pura Gracia en su encuentro personal años antes, a pesar de haber pecado enormemente al perseguir Pablo indirectamente al mismo Jesús, cuando perseguía a los creyentes cristianos.

Yo creo y estoy convencido, de que San Pablo no solamente desempeñó su admirable misión de predicar el Evangelio y de viajar por tantos países creando las primeras comunidades cristianas, por la acción del Espíritu Santo en su vida, sino también por el gran gozo y la gratitud que sentía, por haber sido rescatado, perdonado y salvado por el Señor.

Sigamos entonces, el magnífico consejo de Pablo de regocijarnos en el Señor siempre, pero de manera en especial cuando estemos atravesando pruebas, enfermedades, conflictos, privaciones, fracasos, rechazos, humillaciones, etc.

Alegrarnos en el Señor siempre, nos dará ánimo, fuerza y esperanza para soportar y padecer con paciencia esta agobiante vida terrenal, siempre y cuando pongamos nuestra fe y nuestra mirada en nuestro Salvador Jesucristo y en el prometido Reino de los Cielos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *