Mientras que en la Biblia Dios nos revela la verdad de la vida, los medios de comunicación nos mienten y ocultan la verdad.

Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo. Mateo 15, 12-14

Deben ser muy pocas las personas adultas que no se han dado cuenta todavía, de que vivimos en un mundo lleno de mentiras, apariencias, fingimientos e hipocresía. La sinceridad y la honestidad, que una vez fueron virtudes en la sociedad de tiempos pasados, han desaparecido de los escenarios públicos. Lo que está de moda en la actualidad es: crear nuevas mentiras y contarlas de una forma tan refinada y con detalles imaginados, para que el público crea que son verdades. Tal como hacen los escritores de novelas de ficción y las agencias de publicidad comercial.

Hoy en día con el avance de las técnicas de computación digital, ya es posible falsificar y manipular fotografías, videos y grabaciones de audio, por lo que tampoco se puede confiar ni creer en la autenticidad de esos medios audiovisuales tradicionales. Por lo tanto, eso significa que: ¡No podemos confiar en lo que ven nuestros ojos y escuchan nuestros oídos!

¿Dónde está entonces la verdad? y ¿donde está la luz que nos pueda guiar en esta vida terrenal?
La verdad y la luz siguen estando en la Palabra de Dios. La palabra de Dios ha sido desde siempre y seguirá siendo la gran revelación divina. En la Biblia, Dios mismo se puso de manifiesto a la humanidad por medio de su Hijo Jesucristo, nos afirmó que poseemos un espíritu o alma inmortal dentro de nuestro cuerpo y también nos reveló la existencia del mal.

Jesucristo en el Nuevo Testamento, le revela por primera vez a la Humanidad que Dios NO es un « Ser Superior », ni « el Destino » y ni mucho menos « una fuerza mayor de la naturaleza », sino que es el Dios Padre, es decir, nuestro Padre Celestial.
Dios Padre nos ama como hijos por haber sido creados por Él con un alma hecha a su imagen y semejanza. La obra del Sacrificio en la Cruz y la Redención de los pecados hecha por Jesús, le concedió la Gracia a los creyentes cristianos de podernos considerar también como hijos de Dios.

La Palabra de Dios es verdadera, firme y segura; y es la palabra en la que podemos confiar plenamente. Es tan firme y segura por ser ella una palabra que dura toda una eternidad, puesto que no cambia jamás y siempre ha de cumplirse, como de hecho se ha cumplido desde hace ya miles de años.
La Biblia dice simplemente la cruda verdad sobre el ser humano, sobre lo que hace mal y sobre lo que deja de hacer, cuando lo podría hacer mejor si obedeciera los mandamientos de Dios.
Por decir la verdad sobre el corazón humano, es que muchas personas al leer la Biblia se sienten algo incómodas, debido a que estan acostumbradas a escuchar y leer cosas gratas que se dicen mutuamente las personas en la sociedad aduladora y frívola de hoy en día.

En el mundo moderno se miente tanto y se oculta la verdad principalmente por el anhelo de ganar cada vez más dinero y el deseo de ser alguien importante. El sistema económico capitalista fomenta en el hombre y la mujer el afán de ganar mucho dinero, de poseer abundancia de bienes y de llegar ser una pesona importante en la sociedad. Y para lograr ganar mucho dinero en un tiempo relativamente corto, se hace necesario mentir y ocultar la verdad. Esta condición es una realidad innegable.

Tanto los medios de comunicación como los vendedores por su gran interés en ganar dinero, nos mienten sin clemencia, y además, se sienten hasta orgullosos de decirnos embustes, con tal de que su caja registradora esté llena al final del dia.
Dejarse guiar en la vida por gente embustera, sería lo mismo que un ciego se dejara guiar por otro ciego, es decir, ninguno de los dos llegarían bien a ninguna parte.

Uno podría afirmar entonces, que se acude a la mentira por el interés en el dinero y el poder. Mientras que a la verdad se acude por el amor.
Así lo afirmaba San Agustín cuando hablaba sobre la verdad:
El amor es lo que impulsa a ir en búsqueda de la verdad.
La única forma de decir la verdad es amando

Dios es la fuente original del amor, nos ama como hijos y desea la salvación eterna para nosotros. Por eso nos dice la verdad y quiere ser nuestro guía espiritual en esta vida terrenal y después de nuestra muerte, en la vida eterna en el Reino de los Cielos.

Si estas desilusionado de este mundo mentiroso, o si sientes un vacío en tu interior por no haber encontrado respuestas a tus interrogantes sobre el sentido y el propósito de tu vida en esta sociedad materialista, en la que solamente se piensa en consumir y en divertirse; te ruego que acudas con fe y humildad a Jesucristo y a la Palabra de Dios. Allí encontrarás enseñazas y mensajes maravillosos que si los lees con profunda fe, te llenarán de consuelo y esperanza.

Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas.
Mateo 11, 28-29

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *